Conductor de la electricidad y el calor

Se utiliza en la composición de alambres, cables y otros componentes eléctricos.

Resulta también un excelente conductor térmico: alrededor de 30 veces más que el acero y casi el doble del aluminio. Por eso es adecuado para aplicaciones que requieren una rápida transferencia de calor, tales como radiadores, equipos de aire acondicionado, computadoras y televisores.

Resistente

Las aleaciones de cobre son esencialmente reforzadas mecánicamente por trabajo en frío o agregados de solución sólida, lo que mejora el endurecimiento. En el estado recocido, el límite convencional de elasticidad y la resistencia a la tensión varía inversamente con el tamaño del grano.

Antibacteriano

Esta propiedad ha sido explotada durante siglos. Pero las últimas pruebas realizadas por laboratorios independientes llevaron a que la Agencia de Protección Ambiental registrase el cobre y varias de sus aleaciones por su capacidad para eliminar diversos patógenos en poco tiempo.

Flexible y maleable

Por el hecho de ser fácilmente soldado, pegado o fundido, el cobre se utiliza ampliamente en la industria, especialmente en aplicaciones hidráulicas, pero también en arquitectura y en objetos de diseño.

Resistente a la corrosión

El cobre y sus aleaciones son extremadamente resistentes a la corrosión atmosférica, pero con el tiempo puede formar una decoloración superficial o una película manchada. El espesor y la composición química de esta capa varían en función del tiempo de exposición, de las condiciones atmosféricas y de la química de la aleación de base.